Pedro Flores, “Aun amar adverso” Diario de Las Palmas (Las Palmas de Gran Canaria) 29 de noviembre de 1996. Volver Atrás

Acaba de ver la luz (hay luces que nos siguen hiriendo)"Aun amar adverso", de Federico J. Silva (Ediciones del Cabildo Insular), premiado en el certamen poético Tomás Morales correspondiente a 1994. Antes de nada y sobre todo no lean ustedes ese libro. Su consumo, aún en dosis mínimas, aunque sea agitándolo previamente, es peligroso, y su capacidad de crear adicción debería haber movido a las autoridades culturales y sanitarias de este país a prohibir tajantemente su consumo. Lo aconseja alguien que ha probado el agudo y alucinógeno tono de esos versos, alguien que está irreversiblemente perdido en los finales febriles de esos poemas, y necesitará, sin duda alguna, de un largo periodo de recuperación respirando el aire pacifico e inofensivo de territorios poéticos más tranquilos, menos obsesionantes, nada pegadizos, si es posible, a fin de trabajar en las propias palabras sin la presencia constante de ese libro maldito, psicotrópico y eclipsante. Lo he probado todo; refugiarme en los monasterios silenciosos de la experiencia, o en las blancas llanuras del silencio, pero la carne es tan débil... vuelvo siempre a caer en ese pozo, donde la poesia, por fin y además, se torna siempre un gozo.



Todos los derechos reservados FedericoJSilva.com