Indira Valero, “Un tango de desamor”, La Jiribilla, Revista digital de cultura cubana (La Habana), nº 196, (febrero de 2005). Volver Atrás

Voz que se hace silencio. Grito ahogado en el éxtasis de la creación. Entonces resulta el poema, ese preciado fruto cuyo color y aroma deseamos sea la tentación irresistible a la mordida. Y hablamos del arte por el arte, mas cómo pretender que no interesa que quien lo pruebe sienta en su nuca la respiración jadeante del creador, imagine la boca entreabierta, la mirada perdida, la mano temblorosa al escribir.

"Este hombre que está junto a ti al borde extático del precipicio", poemario ganador del III Premio Hispanoamericano de Poesía Dulce María Loynaz, toma del verso de Eliseo Diego que le da titulo, la amenaza palpitante del salto al vacío, el carácter definitorio, una agonía de romanticismo posmodernizado.

Es de "esas cosas salvajes que suelen tener los hombres cuando las mujeres ejercen su libertad a mantener o no su relación con ellos". Así lo define Federico J. Silva, su autor, "he pretendido crear una especie de gran tango de desamor".

esto es un amenaza
cuarenta años te amaré
así será tu posguerra
(AVISO URGENTE)

El libro está escrito en cuatro partes junto con un poema prólogo y un poema posdata que responden a los distintos momentos de esta situación entre un hombre y una mujer. Recorre así los caminos del desamor desde la resistencia agresiva hasta la superación del abandono.

No es el suyo el tono patético del suicida que escribe sus últimas letras, más bien es el reproche, la venganza, el deseo de al menos lastimar.

te ufanas
diciendo ser la amada invencible
y los restos de tus velas
ridículas
han comenzado a llegar
en otoño a mis costas
a causa de los vientos
y las tempestades
que contra ti desaté
(LA INVENCIBLE)

El Premio Hispanoamericano de Poesía Dulce María Loynaz es otorgado por la Consejería de Cultura del Gobierno de Canarias.Dulce Xerach Pérez, Viceconsejera, comentó para La Jiribilla: "El premio tiene la idea de convertirse en un gran premio hispanoamericano de poesía que fomente la poesía escrita en castellano y, sobre todo, la de autores latinoamericanos.
"Es la tercera edición, creemos que hacerlo desde Canarias tiene mucho sentido, porque Canarias es un punto de encuentro entre América y Europa.
"También es una tradición que vengamos a presentar el libro aquí en Cuba. Se ha presentado primero en La Habana que en Canarias, porque lo hacemos en homenaje a esa poetisa cubana que nosotros queremos mucho: Dulce María Loynaz. Por eso venimos a la Feria del Libro y esperamos que este encuentro, que tiene una enorme proyección internacional, también nos ayude a que el premio se consolide".

Federico J. Silva, merecedor del lauro en esta ocasión, nació en Las Palmas de Gran Canaria (1963), es licenciado en Filología Hispánica. Actualmente trabaja como redactor en el periódico El Mundo- La gaceta de Canarias. Tiene en su haber otros cinco poemarios publicados: "Sea de quien la mar no teme airada" (1995); "La luz que nos hiera" (1996); "Aun amar adverso" (1996); "Ultimar en tus brazos" (1998) y "Bestiario de la explicitación" (2000). El pasado año obtuvo el Premio Literario de Poesía Tomás Morales.

"Este hombre que está junto a ti al borde extático del precipicio", es una publicación de la editorial canaria La Página. Con este título se inicia la colección Voces de la frontera, cuyo punto de partida, reseñado en la contraportada del libro, es ser "un ejemplo de síntesis de culturas, un lenguaje ágil, moderno, dado a la ironía, cualificado para hablar de un individuo, de su tiempo y del amor".

ella divina entre las diosas
de elevado espíritu
superior a ti en semblante
y en su talle
me lleva a sus ocultos aposentos
me introduce en la profunda cueva
encontramos en el amor contentamiento
y no padezco soledad de ti
(MENSAJE AL MAR)


...Y hablamos del arte por el arte, mas cómo no ha de verse el poeta, una vez obtenido el premio, las manos llenas de luz.



Todos los derechos reservados FedericoJSilva.com